Merece la pena dedicar la escasa hora que dura el siguiente vídeo, a escuchar algunas de las enseñanzas que los fundadores de Instagram, Kevin Systrom y Mike Krieger han obtenido a lo largo de su corta —por el momento— pero intensa vida empresarial.

La charla tuvo lugar hace exactamente un año ante los alumnos de la prestigiosa Universidad de Stanford, donde ellos mismos hubieran estudiado unos años antes, y en ella desgranan algunos de los falsos mitos que aconsejan tener en cuenta a la hora de emprender cualquier startup tecnológica.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=0Qs3jTRzGXQ?rel=0]

Mito #1. NO se aprende a emprender en los libros; mejor hacer que leer.

Sin llegar a asegurar que el emprendedor nace, y no se hace, Kevin y Mike opinan que la emprendeduría no es algo que pueda aprenderse leyendo libros o entradas de blog. Es una clase especial de conocimiento que se adquiere a través de la experiencia, mediante el antiguo y conocido método de prueba y error; más aún teniendo en cuenta que no hay dos empresas iguales, y que las decisiones a tomar dependen de las circunstancias concretas. Aconsejan dejarse llevar por el instinto, y no perder más tiempo del estrictamente necesario en sopesar las implicaciones de cualquier decisión. Con el objetivo de comenzar cuanto antes esta clase de aprendizaje, animan a empezar cualquier tipo de proyecto personal durante la etapa universitaria, sacando tiempo de donde parece no haberlo, y perseguir siempre proyectos que consigan obsesionar tu mente y llenarla de ideas durante todo el día.

conclusión #1: Tienes que desear hacer que suceda. SÉ APASIONADO.

Mito #2.  NO hay que ser informático para fundar una startup tecnológica; camina o revienta.

Lo importante para sacar adelante una startup tecnológica es confiar en el proyecto y dejarse la piel en ello. Muchos conocimientos se adquieren sobre la marcha, ante la necesidad, y para llegar a buen puerto es siempre imprescindible rodearse de un equipo interdisciplinar, en el que los miembros se complementen mutuamente, y aprovechar cualquier evento para tejer una red de contactos que te pueda ayudar en un futuro. Lo importante son las personas y no tanto el conocimiento que pueda darte una Universidad, donde la mayor habilidad que se puede desarrollar es la de aprender a hacer las preguntas adecuadas.

conclusión #2: Si crees, puedes.TU ARMA ES EL TESÓN.

Mito #3. Lo importante NO es dar con la solución, sino encontrar el problema.

La mayoría de las soluciones de cualquier problema tecnológico se encuentran con relativa facilidad. Sin embargo, lo realmente importante es identificar los problemas que es necesario resolver y establecer un orden de prioridades.

  • ¿Cuáles son estos problemas? Los del usuario, aunque ni él mismo los haya identificado. Ellos se dieron cuenta de que los tres principales problemas de una aplicación para compartir fotos eran: 1) la calidad de las fotos en la pantalla del móvil,  2) la lentitud de la subida a internet y 3) la necesidad de compartir las imágenes en múltiples servicios.
  • ¿De verdad son estos los problemas? Hay que verificar que los problemas identificados responden a necesidades reales del mercado, llevando cuanto antes el producto a la gente.

conclusión #3: Identifica el problema, y busca el feedback del usuario. USA TU PERSPICACIA.

Mito #4. NO seas sigiloso… ¡cuéntale al Mundo tu idea!

“Keep it secret, keep it safe”, puede ser un sabio consejo si procede de un viejo mago con barbas y tienes entre tus manos un anillo de poder codiciado por malvadas criaturas. Pero en el mundo tecnológico, guardar tu secreto por el miedo a que te copien puede ser contraproducente. Como consecuencia de la necesidad de feedback temprano constatada en el mito anterior, es necesario llevar el producto al mercado cuanto antes, y no construir más allá de lo estrictamente necesario para responder las preguntas del usuario y de los inversores. Hay que fallar pronto, fallar a menudo, y sobre todo aprender de los errores.

conclusión #4: Una derrota a tiempo es la mayor de las victorias. EXPONTE AL MUNDO.

Mito #5. NO te obsesiones con la valoración de tu empresa.

Kevin y Mike tuvieron desde un principio clara la importancia de contar con un clima de trabajo agradable, y la de buscar a personas que compartieran su misma pasión y sus mismos valores. Cualquier idea buena encontrará financiación por sí misma, y para mostrarla lo mejor es contar con un sencillo prototipo funcional que transmita el concepto.

conclusión #5: Optimiza tu equipo de personas. COLABORA CON QUIEN QUIERES.

Mito #6: NO todo es el producto.

Comenzar una nueva compañía significa trabajar un 50% en el producto, y un 50% en otras muchas cosas: recursos humanos, seguros, infraestructuras, equipamiento, impuestos que te pillan por sorpresa… Teniendo esto en mente, es aconsejable no comenzar ninguna nueva aventura en solitario, sino con uno o dos buenos compañeros de camino.

conclusión #6: El emprendedor es un hombre orquesta. TOCA SER VERSÁTIL.

Mito #7: NO existe la idea feliz.

Si estás en tu casa sentado esperando que llegue la inspiración divina… ¡desiste! Sal a la calle, habla, pregunta e interactúa con otros. Prepárate a modificar tus conceptos y planteamientos sobre la marcha, y pensar en tu idea de negocio como un ser vivo en permanente evolución.

conclusión #7: Explora el espacio de soluciones, y déjate acompañar. SÉ CURIOSO.

Mito #8: El éxito NO es evidente.

Muchos estudiosos y ‘opinadores’ se apresuran a justificar y razonar sobre casos de éxito de determinada empresa o startup, como si tal cosa fuera evidente. Retrospectivamente, en perspectiva, puede resultarlo, e incluso es relativamente sencillo justificar el conjunto de factores que determinaron que tal idea tuviera éxito. Sin embargo en los comienzos este es rara vez el caso, y hay que estar preparado para un duro trabajo —que puede prolongarse por varios años, o incluso por toda una vida— que incluye la hábil combinación de las 7 características del emprendedor que pueden deducirse de las conclusiones de los 7 mitos anteriores: pasión, tesón, perspicacia, exposición, colaboración, versatilidad y curiosidad.

conclusión #8: El éxito es una carrera de fondo. ¡AGUANTA SI CREES EN ELLO!

Algunos consejos

La charla de Kevin y Mike termina con una serie de consejos para los jóvenes asistentes.

  1. No viajes sólo. Emprende acompañado y cultiva las relaciones personales con tus compañeros de viaje. Busca gente que comparta tus mismos valores.
  2. Busca el tamaño natural. Ajusta el tamaño y la estructura de tu compañía a las necesidades del mercado y el sector.
  3. Mejor duro que largo. Busca un balance entre el trabajo y tu vida personal. Prioriza tareas y trabaja duramente en lo más importante; no necesariamente mucho tiempo.
  4. Habla con tu gente. Busca ideas, consejo e inspiración entre la gente de tu entorno. Cualquier momento es bueno, incluso una charla en el bar.
  5. Sigue tu pasión. Muchos querrán disuadirte poniendo trabas a tu idea o argumentando que no es lo bastante novedosa. No siempre hay que hacerles caso.
  6. El dinero llegará. Es preferible trabajar en un buen producto y en tejer una red de contactos que te pueda ayudar a encontrar la financiación cuando realmente la necesites. El dinero busca las buenas ideas.
  7. Hay compentencia, ¿y qué? No te dejes obesionar por ello; es algo inevitable. Concéntrate en crear un buen producto, y en mantenerte siempre innovando.