Me ha gustado conocer a través de NiemanLab que el periódico The Guardian hace pública la API para utilizar su plataforma de mensajes comunitarios “n0tice“. Se trata de un servicio de micro-mensajes, al estilo de Twitter, pero más orientado a la localización geográfica de la información y del contenido generado por los propios usuarios de la comunidad.

Intenta responder  la pregunta “¿qué está pasando por aquí?”, y aunque las respuestas proceden fundamentalmente del Reino Unido —donde se encuentra situado el grueso de esta comunidad—, aún es posible encontrar información suministrada por usuarios de otros rincones del planeta.

Con la apertura de la API, conseguirán sin duda aumentar la base de usuarios generadores de contenido —uno de los objetivos reconocidos por Matt McAllister, director de estrategia digital del medio—, al permitir a usuarios particulares y empresas aprovecharse de la infraestructura tecnológica suministrada. Se trata de una estrategia win-win, en la que por un lado

  • The Guardian consigue aportar un valor añadido a su plataforma, sobre la que se construirán —al menos eso esperan ellos— nuevos servicios, generando una comunidad de desarrolles independientes en su propio beneficio, con el consiguiente aumento de la base de usuarios y por tanto del contenido almacenado en la plataforma —que constituye el auténtico valor del servicio—, y por otro lado
  • los nuevos desarrolladores disponen de una plataforma lista para ser usada, y avalada por el prestigio del equipo técnico del periódico digital.

 

Pero The Guardian no se queda ahí ofreciendo facilidades a los usuarios de n0tice. Desde finales del año pasado comparten una parte de los beneficios generados por la publicidad con los creadores de tablones de noticias, a los que además se permite personalizar en cierta medida el branding de su página, y disponer de su propio subdominio.  Se trata de un claro ejemplo de un medio de comunicación inteligente y valiente, que explora nuevas maneras de mejorar sus propios contenidos integrando a la comunidad de usuarios en el proceso, y al mismo tiempo ofreciendo ciertas contrapartidas a cambio.

En nuestro país, uno de los pioneros en esta estrategia es sin duda El País, que en junio de 2010 lanzó Eskup, su propia red social interna —que ha ido evolucionando con el tiempo hasta integrarse en el propio sistema de comentarios de las noticias del medio—, lanzando simultáneamente una API. Sin embargo en este caso no se preocuparon de rodear esta posibilidad de algún otro tipo de beneficios para los desarrolladores. En aquel momento la base de usuarios era prácticamente inexistente —y esto jugaba en contra del atractivo de desarrollar para ellos—, y tampoco se encargaban de dar ningún tipo de publicidad o repercusión a las iniciativas existentes. De hecho posiblemente la única repercusión que tuvo aquello fue la extensión de Eskup para Chrome que yo mismo desarrollé, y de cuya existencia creo que aún no se han enterado en nuestro querido periódico patrio.

Por el momento, quien mejor está sabiendo aprovechar los contenidos generados por los usuarios de n0tice es el propio The Guardian, que ha integrado el servicio con el mapa interactivo del recorrido de la Antorcha Olímpica por el país. A pesar de de que estos contenidos no son abundantes, se imagina claramente el potencial que supone disponer de una hueste de periodistas ciudadanos que, teléfono móvil en ristre, se convierten en bien dispuestos trabajadores gratuitos para un medio informativo, con la capacidad de llegar virtualmente a casi cualquier rincón del planea, y suministrando la información en tiempo real. Un potencial que cada vez más habitualmente podemos apreciar en redes informativas como Twitter.

Recuerdo que cuando en 2008 The New York Times lanzó sus noticias geolocalizadas para Google Earth, varios periodistas conocidos míos preguntaron si sería posible tener una tecnología similar para utilizar en sus propios medios, generalmente muy locales. El periodismo hiperlocal es una tendencia en auge, en la que muchos creen ver una de las vías para paliar la crisis por la que se ven azotados los medios de comunicación tradicionales. Yo estoy de acuerdo con ello. Pero cualquier estrategia ha de ser combinada con una buena dosis de generosidad por parte de los medios. La API de n0tice es buena prueba de ello. ¡Así que a aprovecharla!