La empresa estadounidense Lytro acaba de lanzar al mercado la primera cámara de campo lumínico orientada al mercado de consumo. Las cámaras de campo lumínico, o cámaras plenópticas, son dispositivos cuyos orígenes se remontan a 1908, cuando Gabriel Lippmann construyó la “cámara integral” con el objetivo de producir imágenes tridimensionales.

Pero basta de palabras. Veamos mejor algún ejemplo de las imágenes producidas por estas no tan nuevas cámaras digitales:

Como habéis podido comprobar, haciendo clic en un punto de la imagen conseguimos enfocar en la zona correspondiente. Esto es posible porque las cámaras plenópticas presentan múltiples ventajas frente a las tradicionales, como la generación de imágenes tridimensionales, de imágenes multienfoque o incluso la modificación del punto de vista. Y todo ello porque es posible variar parámetros como el enfoque, la exposición o la profundidad de campo después de que la imagen haya sido tomada, utilizando procedimientos de software. Para ello estos dispositivos son capaces de modelar la función plenóptica, que describe matemáticamente los rayos de luz que ocupan una región del espacio en un momento determinado. Estos es, frente a las cámaras tradicionales, que para una imagen capturada almacenan la resultante de las controbuciones lumínicas de todos los rayos de luz que inciden sobre cada píxel, las cámaras plenópticas intentan almacenar tanto la intensidad como la dirección de la que procede cada rayo incidente. A mayor cantidad de información almacenada, mayor cantidad de información podremos recuperar a posteriori.

plenoptica

Muchas de las cámaras existentes —entre ellas CAFADIS, de la Universidad de la Laguna— basan su diseño en el propuesto por Ren Ng en su Tesis Doctoral de 2005, por la cuál obtuvo el premio de la ACM a la mejor tesis en Informática. Este brillante científico nacido en Malasia, desarrolló sus tareas investigadoras en la Universidad de Stanford para luego fundar LYTRO en Mountain View, California.

Pero LYTRO no es la única empresa que fabrica y comercializa este tipo de cámaras. La empresa alemana Raytrix suministra al sector industrial cámaras plenópticas para adquisición de imágenes tridimensionales, y una vecina próxima de LYTRO, Pelican Imaging, desarrolla esta tecnología para incluir en teléfonos y otros dispositivos portátiles, y trabaja también en la captura de vídeo. Dicen que estará disponible en algunos dispositivos antes de finales de 2013. Ya veremos.

Las cámaras que ofrece LYTRO se pueden obtener desde los 400 dólares, en tres colores diferentes y dos capacidades de almacenamiento —8 o 16 GB—. Los más críticos se quejan de que los desarrollos de la compañía californiana van en la dirección de crear un ecosistema completamente cerrado, con un formato de archivo propietario, e intentando controlar toda la cadena creativa, desde la adquisición de  la imagen, pasando por su procesamiento software, hasta el servicio para compartir las imágenes en Internet. Las dificultades que encontró Adobe para acceder a la información adquirida por las cámaras de LYTRO, y ante el potencial que presentaban estas nuevas cámaras, le llevó a desarrollar su propia tecnología que presentó en 2010 durante la GPU Technology Conference de Nvidia.

Para obtener más información sobre LYTRO y la tecnología de las cámaras plenópticas podéis consultar este enlace.