Hoy se celebra en más de 70 países el Día Internacional de la Internet Segura. Se trata de promover buenas prácticas y usos entre todos los habitantes de la Re de Redes —especialmente entre los más jóvenes— de manera que sea un lugar más habitable para todos.

El lema para este año es “Conecta con respeto”:

Curiosamente anoche encontré un documento de The New York Times donde se establecía una serie de 8 normas de uso del computador que allá por 1983 compartían entre todos los miembros de la redacción. Aquí está:

Resulta evidente que ya por aquel entonces, mucho antes de la popularización y crecimiento de la Red Global los asuntos relacionados con la privacidad y la seguridad ya eran considerados como asuntos prioritarios.

Asumiendo que la anterior fotocopia sea verídica, y no una falsificación —estos días uno ya no sabe qué pensar…—, esto es lo que pone:

Estas son algunas recomendaciones y código ético sobre el uso del computador de redacción: lo que The Times espera de sus empleados y lo que debemos esperar unos de otros, como ha sucedido en el pasado, y como colegas que respetamos y exigimos privacidad.

Pocos de nosotros necesitamos instrucciones para definir discreción o privacidad —del mismo modo que no necesitamos reglas en la era pre-computador y no las necesitamos hoy día para alejarnos de los buzones y los cajones de otros. Un profesional no cotillea en el correo de otro.

Así que la mayoría de lo que sigue es simple sentido común, expresado en forma de guías y políticas aplicables en el pasado y actualizadas ahora a la era del computador. Entrarán en vigor de manera inmediata. Se realizarán comprobaciones del sistema para asegurar su cumplimiento.

El computador es una parte fundamental de nuestra obtención y producción de noticias; un sustituto multimillonario de los lápices y las máquinas de escribir. No debería hacerse nada en el computador que no sea totalmente relevante para el funcionamiento de The Times. Es una cuestión de profesionalidad, pero también un asunto de eficiencia; se debe mantener la máquina ordenada.

Específicamente:

1. Utilizamos el computador para escribir y editar copias para uso de The Times. También lo utilizamos para enviar mensajes relacionados con las noticias a otros compañeros —pero nunca mensajes indiscretos o potencialmente comprometedores, para los cuáles aún empleamos máquinas de escribir.
2. Utilizamos el computador para almacenar pequeñas cantidades de material de referencia empleado en reportajes, escritura o edición por The Times. La oficina tecnológica de redacción decide qué material es apropiado para ser guardado, y qué cantidades se pueden almacenar sin sobrecargar los computadores.
3. Es una violación de la política del Times apropiarse, leer, transferir, copiar, alterar o imprimir material del directorio personal de otro empleado, o del directorio de un departamento sin autorización. Cualquier copia electrónica de este material obtenida con anterioridad debe ser borrada en el plazo de una semana a partir de la fecha de este documento. Guardar este material durante más tiempo es una violación de la política del Times. Cualquier acción descrita en este párrafo es equivalente a la apertura y lectura del correo de un colega.
4. Algunos directorios del computador no pertenecen ni a individuos ni a departamentos, sino al propio sistema. Acumulan copias para procesamiento. Un ejemplo el XMT, que guarda duplicados de copias transmitidas entre computadores, y el PTR, que acumula duplicados de copias enviadas a impresión. Navegar por estos directorios del sistema es una violación de la política del Times; como también lo es procesar copias de estos directorios de cualquiera de las maneras mencionadas en el párrafo anterior.
5. Juegos y otras curiosidades visuales no deberían ser utilizados o almacenados en este computador. Desordenan el disco y ralentizan su funcionamiento; también animan a la exploración de la información, lo que supone una violación de la privacidad. Finalmente, lo juegos podrían dar a los empleados nuevos o más jóvenes una impresión equivocada de la seriedad que otorgamos a la privacidad.
6. Es una violación de la política del Times la divulgación de su contraseña, o utilizar la de otro empleado sin el permiso del responsable de la oficina tecnológica. Durante las próximas semanas cambiaremos su contraseña, tras consultar con usted, con el objetivo de mejorar la seguridad individual en el futuro.
7. Cualquier copia no destinada a su publicación en The Times no debería ser escrita sin autorización del jefe de redacción o de la oficina tecnológica.
8. Cualquier uso diferente de los autorizados en este memorando requiere permiso previo de la oficina tecnológica de redacción. El permiso se debe solicitar por escrito, y en caso de ser otorgado se debe notificar al editor jefe. Cualquier escrito realizado en el computador debe cumplir las políticas de The Times que regular la escritura de los miembros de la redacción. El número de palabras almacenadas debe ser limitado, de manera que en opinión del responsable tecnológico no entorpezca ni ralentice el funcionamiento del sistema.